¿Qué es el Síndrome de Ovarios Poliquísticos?

¿Has oido hablar alguna vez del Síndrome de Ovarios Poliquísticos? Seguramente no. ¿Conoces a alguien que lo tenga? Seguramente sí, aunque ni ella misma lo sepa.

¿Qué provoca el SOP en el cuerpo de las mujeres? ¿Cómo se sabe si tienes SOP? ¿Porqué es una enfermedad con una prevalencia tan alta y al mismo tiempo tan desconocida? ¿Existe un tratamiento para el SOP?

¿Qué es el Síndrome de Ovarios Poliquísticos?

El Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP) es una enfermedad sistémica que produce afectación multiorgánica con manifestaciones clínicas que se inician en la adolescencia. Lo podemos encontrar en el 6-20% de las mujeres y se caracteriza por:

  • Irregularidades menstruales (oligo/anovulación)
  • Ovarios de apariencia poliquística
  • Resistencia a la insulina (con su hiperinsulinemia compensatoria asociada)
  • Obesidad (sobretodo de tipo androide)
  • Exceso de testosterona (hirsutismo, acné, calvicie)

Aunque estos síntomas no son muy fiables en lo que a diagnóstico se refiere, ya que puede haber personas con algunas de estas características que no tengan SOP, y personas con SOP que no cuenten con todas las características.

¿Cuáles son las causas de esta enfermedad?

A día de hoy no se sabe con seguridad cuáles son las causas que desencadenan este síndrome.

Se dice que el SOP es producto de una genética desfavorable unida a unos malos hábitos de vida (sedentarismo, dieta rica en carbohidratos y grasas saturadas, estrés…).

Una de las hipótesis que se barajan es que la aparición de problemas durante el embarazo (como tabaquismo, hipertensión materna o diabetes) pueden inducir retraso del crecimiento intrauterino y generar un metabolismo ahorrativo en el bebé que nacerá con un tamaño menor que el correspondiente a la edad gestacional, y que estará predispuesto a la resistencia a la insulina y por tanto al sobrepeso infantil.

En el lado opuesto tenemos a los bebés que nacen con un peso superior al deseado porque la madre tiene exceso de andrógenos y obesidad, y que también son propensos a desarrollar un fenotipo similar al SOP.

Pero esto solo son algunas de las hipótesis que aún quedan por demostrar.

¿Cuáles son las consecuencias del SOP?

Si no se diagnostica pronto, la persona que padece el síndrome de ovarios poliquísticos tiene un mayor riesgo de sufrir algunas enfermedades concretas que se relacionan con la resistencia a la insulina, la obesidad, la falta de algunos estrógenos y el excedente de andrógenos, como pueden ser:

  • Intolerancia a la glucosa
  • Diabetes Mellitus tipo II
  • Síndrome metabólico
  • Enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares
  • Cáncer de útero y ovarios
  • Infertilidad

¿Hay un tratamiento para el SOP?

Desgraciadamente no, no hay un tratamiento ya que afecta a muchos órganos y funciones y su origen no es concreto.

Sin embargo no pierdas la esperanza, sí que se pueden tratar sus síntomas. Se utilizan insulino-sensibilizantes para tratar la resistencia a la insulina (como la Metformina) y tratamientos anticonceptivos (píldoras) para mejorar las irregularidades menstruales así como el hirsutismo o el acné, ya que cuentan con sustancias anti-testosterona (como el Sibilla).

Un poco de reivindicación.

El SOP es una enfermedad que afecta a muchísimas mujeres en el mundo, y la mayoría ni siquiera lo saben. No lo saben porque este síndrome se confunde fácilmente con otras afectaciones mucho más conocidas «típicas de la edad» (ya sabéis que en la adolescencia se sufren muchos cambios y desajustes hormonales pasajeros) y se desestima a la paciente y se le quita importancia.

Por eso insisto en que es muy importante el diagnóstico a tiempo, y que, si piensas que tienes estos síntomas y tu médico no te hace caso, cámbialo, pide una segunda opinión, porque se trata de salvar tu vida.

nv-author-image

Carmen Medina Rabasco

Bióloga, bloguera y soñadora.

3 comentarios en «¿Qué es el Síndrome de Ovarios Poliquísticos?»

  1. Unas de las primeras medidas para combatir los síntomas es cambiar los hábitos de vida, reducir el estrés, tener una buena dieta y hacer ejercicio. Modificando estos hábitos poco a poco irán mejorando los síntomas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *