Saltar al contenido

Por definición sabemos qué es un anticuerpo: una sustancia segregada por los linfocitos de la sangre para combatir una infección de virus o bacterias que afecta al organismo.

Los linfocitos B maduran en la médula ósea y son generadores de la respuesta humoral.

Ante la presencia de algún antígeno, diversas células de defensa inespecífica liberan sustancias (citocinas) que estimulan el crecimiento y diferenciación de los linfocitos B, y un tipo de linfocitos T colaboradores estimulan su activación.

A los linfocitos B activados, que son capaces de sintetizar inmunoglobulinas o anticuerpos, se denominan células plasmáticas o plasmocitos.

Estas células poseen receptores de membrana específicos, capaces de reconocer a los antígenos. Cuando un antígeno se une a sus receptores, se activa la síntesis de inmunoglobulinas o anticuerpos en la célula.

Inmunoglobulina (Ig) o anticuerpo (Ac)

Sabemos lo que es un anticuerpo pero no son los únicos componentes importantes del sistema inmunitario: Las inmunoglobulinas son proteínas empleadas por el sistema inmunitario para identificar y neutralizar elementos extraños tales como bacterias, virus o parásitos.

Pueden ser de 5 tipos:

IgM: se denomina macroglobulina por qué forma un pentámero integrado por 5 monómeros. Su múltiple valencia (10), qué facilita la precipitación, la aglutinación y la fagocitosis, y su capacidad de activar el complemento son cruciales en los primeros momentos de la respuesta específica.

Suelen aparecer en momentos precoces de la infección, generalmente alcanzan el pico hacia los 7-10 días y se mantienen durante semanas. La presencia de IgM tiende a indicar infección reciente.

IgG: proporciona resistencia a largo plazo. Atraviesa la placenta proporcionando inmunidad pasiva al feto, y también se secreta en la leche materna.

Aparecen más tarde que las IgM, y alcanzan su pico generalmente hacia las 4-6 semanas; persisten durante mucho tiempo, incluso de forma indefinida.

La presencia de IgG sólo indica que ha habido un contacto con el antígeno, o una infección pasada o crónica.

IgA: existe en dos formas:

  • Sérica: presente en el suero y parecida a la IgG.
  • Secretora: es un dímero que se acumula en las secreciones corporales: lágrimas, leche materna, saliva y secreciones de los tractos digestivos, respiratorio y genitourinario. Proporciona protección al inhibir la adhesión de parásitos y microorganismos a los tejidos y ofrece inmunidad pasiva al lactante.

IgE: se encuentra distribuida principalmente en la piel y está implicada en los fenómenos alérgicos. Parece que una de sus funciones en el cuerpo es la protección contra parásitos metazoos.

IgD: se encuentra desde las primeras etapas del desarrollo ontogénico en la membrana de los linfocitos B.

qué es un anticuerpo
Ilustración de los distintos tipos de Ig

Reacción antígeno-anticuerpo

Los anticuerpos se unen a los antígenos, formando un complejo Ag-Ac. La unión es específica, ya que cada anticuerpo sólo reconoce y se une a un determinado antígeno.

Esta unión antígeno-anticuerpo puede tener distintas consecuencias, ya que se pueden producir varios tipos de reacciones:

  • Precipitación: los antígenos están en disolución; al unirse los anticuerpos a ellos, el complejo resultante es demasiado grande para mantenerse en disolución y precipita.
Ilustración de: BiologíaSur
  • Aglutinación: cada anticuerpo puede unirse a varios antígenos y cada uno de estos a varios anticuerpos; como consecuencia, se forma una red de antígenos y anticuerpos que impide actuar a los antígenos.
Ilustración de: BiologíaSur
  • Neutralización: tiene lugar cuando el antígeno es un tóxico; en este caso, la unión lo neutraliza.
Ilustración de: BiologíaSur
  • Opsonización: los anticuerpos se fijan a la superficie del antígeno y lo «marcan», lo cual atrae y estimula a las células fagocitarias. Las células fagocitan el complejo y «presentan» el antígeno a los linfocitos T.
Ilustración de: BiologíaSur

Presentación de antígenos

Células que han fagocitado complejos Ag-Ac deben ser eliminadas. Para que los linfocitos T las identifiquen, estas células les «presentan» los antígenos.

Se consigue mediante la unión del antígeno o parte de él a unas moléculas específicas situadas en la membrana, que pertenecen al complejo mayor de histocompatibilidad (CMH). El CMH es propio de cada individuo.

Ilustración del CMH

Artículos que pueden interesarte

nv-author-image

Sandra Márquez Cornejo

1 comentario en «¿Qué es un anticuerpo?»

  1. Pingback: El mieloma múltiple, naturaleza y relevancia en la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram

Esta web utiliza cookies para garantizar la mejor experiencia del usuario.