Selaginella lepidophylla o cómo resucitar tras una década

¿A cuántos de nosotros se nos han muerto las plantas por no haberlas cuidado como es debido? Este problema es normalmente debido a que muchas veces se nos olvida regarlas, dando lugar a que se marchiten o incluso acaben muriendo. Pero, ¿y si te dijera que hay una planta que no llegaría a morir ni en manos de la persona más despistada del planeta?

Selaginella lepidophylla o comúnmente llamada “planta de la resurrección” es una planta vascular sin semillas perteneciente a la familia Selaginellaceae. Se localiza principalmente en el desierto de Chihuahua (México) y en otras zonas secas y desérticas. ¿Qué la hace tan interesante? Pues su capacidad de permanecer “seca” durante varios años pero poder resurgir a las pocas horas de ser hidratada. Parece magia, pero no lo es y en este artículo vamos a desengranar este misterio.

Empecemos por el principio

Como hemos mencionado, Selaginella lepidophylla es una planta vascular sin semillas, es decir, se reproduce mediante esporas. Se caracteriza por no ser especialmente alta ni llamativa ya que no posee flores, pero no por ello es menos interesante. 

Selaginella lepidophylla hidratada
Imagen de Selaginella lepidophylla hidratada

Como podemos ver en la imagen, su tallo presenta numerosas ramificaciones donde se insertan hojas pequeñas que parecen escamas. En la base de estas hojas se encuentra un apéndice membranoso llamado lígula, el cual le permite absorber agua cuando esta se deposita sobre las hojas y enviarla en seguida al sistema circulatorio, aprovechando al máximo la cantidad de agua que le llega. 

Cuando se encuentra en condiciones de sequía, Sellaginella lepidophyla se cierra como una pelota, disminuyendo su tamaño y desapareciendo su tono verdoso. Pero, como mencionamos antes, es popularmente conocida por ser la “planta de la resurrección” y por tanto, se volverá a abrir y adquirir su tono verdoso en cuanto las condiciones sean favorables. Pero no solo eso, sino que además, numerosos estudios han revelado que la estructura celular no se ve alterada al rehidratar después de un largo periodo deshidratada.

Además, la vuelta a su forma original se puede dar en muy pocas horas, llegando a su cúlmine a los pocos días. Para ver mejor este hecho, hemos hidratado un individuo de esta especie que llevaba una década seco y hemos observado su evolución durante varios días.

Evolución a lo largo del tiempo de Sellaginella lepidophyla cuando hidratamos
Imagen donde podemos ver la evolución cuando hidratamos. Figura 1 corresponde a la especie completamente seca. Figura 2 es la especie a las 3 horas de hidratar. Figura 3 corresponde a la especie tras 3 días de hidratar.

¿Cómo es posible que tras una década donde la planta ha estado sin gota de agua pueda resurgir en tan poco tiempo y mantener su estructura intacta?

¿Qué ha pasado aquí?

Para empezar, esta planta nunca llega a morir como tal, sino que continúa con su ciclo vital después de deshidratarse. Esto se debe a que en el momento en el que la planta deja de percibir agua, entra en un estado de letargo (etapa de inactividad) para evitar daños en sus tejidos y de esta forma mantener su estructura celular íntegra. La estrategia es parecida a la que utilizan los osos en los meses de hibernación, con la diferencia de que esta planta puede permanecer así durante años.

Además esta especie posee un alto contenido de trehalosa, un tipo de azúcar que se encuentra en muchos de los alimentos que ingerimos como hongos, pan, miel, etc. Este compuesto se concentra cuando el agua de la planta se va evaporando, de tal modo que se forman unos cristales que ayudan a retener agua y evitar que una alta concentración de sales dañen las células. De esta forma, la trehalosa impide que se vean dañadas las membranas celulares, pero también las proteínas, permitiendo así que pueda conservarse la actividad enzimática de la planta. Esto último es importante para que la planta pueda reanudar su actividad metabólica de ese letargo en el que se encontraba.

Modo de acción de la trehalosa cuando el agua de la planta se evapora
Modo de acción de la trehalosa cuando ocurre la evaporación de agua. Fuente: Suárez et al, 2015

Otra de las estrategias para seguir intacta a lo largo del tiempo es precisamente rizar sus tallos, adquiriendo esa forma de pelota que hemos comentado antes. Esto es un mecanismo morfológico para protegerse de altas temperaturas al igual que para evitar el daño de la fotoinhibición (inhibición de la fotosíntesis por un exceso de radiación), el cual puede resultar perjudicial para muchas especies, ya que puede desembocar en una pérdida parcial de la actividad fotosintética de forma irreversible.

Con vistas al futuro

Selaginella lepidophylla ha sido siempre muy utilizada como planta medicinal en lugares como México, pero en los últimos años ha sido objeto de estudio para muchos científicos con el fin de dar con la clave genética de esta especie y muchas otras que también se comportan de forma similar. 

¿A qué podría ayudar dar con la clave de la planta de la resurrección? A poder crear cultivos que sean resistentes a uno de sus grandes enemigos: la sequía. De esta forma se puede ayudar a que en lugares como  África, donde sufren muchas sequías, no se echen completamente a perder sus cosechas. Además, esto también contribuiría a acabar con la hambruna que asola principalmente en ese continente.

Dicho todo esto me gustaría matizar que como todo en ciencia, esta especie sigue en continuo estudio para revelar los secretos que alberga y que aunque sepamos más que hace 20 años, todavía nos quedan muchas cosas por descubrir sobre ellas y otras especies parecidas.

Referencias

  • Pampurova S, Van Dijck P. The desiccation tolerant secrets of Selaginella lepidophylla: What we have learned so far? Plant Physiol Biochem. 2014; 80:285–90. DOI: 10.1016/j.plaphy.2014.04.015
  • Suárez Rodríguez R, Raya Pérez J, Iturriaga de la Fuente G. La trehalosa: un azúcar osmoprotector con capacidad de señalización. Ciencia y tecnología agropecuaria de México. 2015; 3(1): 1–15.
  • Vargas M, Rocha M, Iturriaga P, Jiménez S, Bertozzi G. Estudio del estrés abiótico de la planta de “ resurrección ” Selaginella lepidophylla. Col Marymount. 2009;(6):1–17.
  • Rafsanjani A, Brulé V, Western TL, Pasini D. Hydro-responsive curling of the resurrection plant Selaginella lepidophylla. Sci Rep. 2015;5:8064. DOI: https://doi.org/10.1038/srep08064
  • Martins A. La científica que estudia el secreto de la resurrección [Internet]. BBC News. 2013 [citado 2 abril 2021]. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/12/131219_finde_plantas_resurreccion_am 

nv-author-image

Alba De Juan Pérez

Estudiante de Biología en la UA a la que le gusta hablar de plantas (entre otras cosas). En mi tiempo libre me dedico a estudiar las plantas que se encuentran en mi entorno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *