Saltar al contenido

¿Sabías que la Vitamina B12 no es de origen animal?

La vitamina B12 es esencial para la salud humana y es ampliamente reconocida por ser un suplemento que suelen tomar las personas veganas. Sin embargo, esta no es realmente producida por los animales. ¿Por qué entonces es un suplemento para dietas veganas y vegetarianas? ¿Qué tan esencial es? Y lo más importante, ¿cuál es su verdadero origen?

¿Por qué es necesaria?

La vitamina B12 es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo, aunque a menudo recibe menos atención que otras vitaminas más conocidas como la C y D.

Está involucrada en la producción de glóbulos rojos, el desarrollo del sistema nervioso y reparación de tejidos ya que contribuye a la producción de ADN necesario para la división de las células.

Por tanto la falta de esta vitamina está asociada a:

  • Anemia megaloblástica
  • Deterioro cognitivo
  • Riesgo de enfermedades cardiovasculares
  • Retraso en el desarrollo fetal

La cantidad necesaria varia según la edad, aumentando la cantidad necesaria en mujeres embarazadas y en lactancia, ya que está asociada al correcto desarrollo neuronal del bebé. En ancianos es importante mantener su consumo, ya que con la edad, la capacidad de absorción de esta vitamina se ve reducida.

Cada vez, hay más personas con un niveles bajos de esta vitamina y no lo saben. Para evitarlo se recomienda mantener una dieta equilibrada rica en vitaminas, ya que un deficit de las mismas, concretamente de la B12, puede causar daños irreversibles al organismo.

¿Cómo la obtenemos?

Se encuentra en alta concentraciones en productos de origen animal como leche y huevos, así como en la carne (principalmente vacuna) y el pescado.

Por ello, las personas vegetarianas y veganas deben consumir alimentos que se hayan fortificado con esta vitamina como algunos cereales, levadura nutricional o tomar suplementos de esta de forma diaria.

El verdadero origen de la Vitamina B12

Pese a que el ser humano obteniene esta vitamina de la carne y productos animales, realmente no es producida por ellos. Los animales acumulan esta vitamina al consumir agua y plantas que presentan microorganismos que habitan en el suelo o en el mar.

Los animales rumiantes como vacas y ovejas, presentan varios estómagos en los que estas bacterias se desarrollan y producen vitamina B12, la cual se absorbe pasando a la carne y/o se secreta a través de la leche. Para su producción, las bacterias cuentan con el ambiente anaeróbico (sin presencia de oxígeno) presente en el estómago de estos animales y transforman compuestos orgánicos en la vitamina a través de procesos complejos.

Otros animales como aves y cerdos reciben una suplementación alimentaria de esta vitamina. Estos animales no son rumiantes, por lo que no presentan estos estómagos en los que las bacterias productoras de B12 se pueden desarrollar.

En el ambiente marino, esta vitamina también es producida por bacterias que habitan en el océano y absorbida por el fitoplancton y el zooplancton del que se alimentan peces y moluscos (como almejas, mejillones,etc.).

Cadena de la vitamina B12 desde su producción por bacterias hasta la ingesta humana. Autora de la imagen: Gracia Luque

El conocimiento del origen bacteriano de la producción de vitamina B12 ha llevado a sustituir la producción química de esta vitamina para suplementación a una producción biotecnológica. Es decir, aprovechando un recurso biológico como son las bacterias, en la producción masiva de esta vitamina.

Esto ha sido especialmente relevante en la industria alimentaria y farmacéutica. En las que se utilizan cepas de bacterias productoras de esta vitamina para enriquecer alimentos de origen vegetal, como cereales (ejemplo en la imagen) y productos a base de soja. Esto permite aumentar el valor nutricional de estos alimentos favoreciendo una mayor ingesta de vitaminas en la dieta.

Por ejemplo, Propionibacterium freudenreichii, es una bacteria muy utilizada en la producción de quesos suizos desde antaño y ahora también se utiliza en la producción a gran escala de vitamina B12.

Asimismo, se está apostando por los alimentos fermentados como el chucrut (de origen Alemán) o el miso (consumido en Japón), que consisten en vegetales con bacterias presentes que durante el proceso de fermentación aumentan el contenido de B12.

¿Y nuestras bacterias?

Entre el 50 y el 80% de las bacterias de nuestra microbiota intestinal (conjunto de microorganismos de que habitan en el intestino), necesitan la vitamina B12 para vivir. Por lo que la obtienen a través de nuestra dieta, siendo su propia producción muy baja.

Nuestra microbiota intestinal presenta numerosas enzimas que nos facilitan el proceso de digestión y la producción de otras vitaminas del complejo B y vitamina K. Por tanto, el mantenimiento de las mismas en nuestro intestino es clave.

Una falta de vitamina B12 en la dieta reduciría la población de diversas bacterias intestinales, lo que conllevaría a un desequilibrio en la microbiota, estrechamente relacionada con el mantenimiento de la salud humana.

Conclusión

A día de hoy, los niveles bajos de vitamina B12 no es un problema solo patra personas veganas o vegetarianas. Los animales alejados de la vida en el pasto, la pobreza de un suelo agrícola explotado y el tratamiento de aguas, ha llevado a que la riqueza bacteriana productora de esta vitamina se reduzca. Y por ello, actualmente, la mayoría de animales criados para consumo humano también deben ser suplementados con esta vitamina.

Por lo que finalmente, la mayoría de vitamina B12 que consumimos es «sintética» a través de la producción biotecnológica. Y solo las bacterias tienen la capacidad de producirla gracias a enzimas únicas en ellas.

Artículo editado por Equipo de Microbacterium

Bibliografía

Balabanova, L., Averianova, L., Marchenok, M., Son, O., & Tekutyeva, L. (2021). Microbial and Genetic Resources for Cobalamin (Vitamin B12) Biosynthesis: From Ecosystems to Industrial Biotechnology. International Journal of Molecular Sciences, 22(9), 4522. https://doi.org/10.3390/ijms22094522

Deptula, P., Chamlagain, B., Edelmann, M., Sangsuwan, P., Nyman, T. A., Savijoki, K., Piironen, V., & Varmanen, P. (2017). Food-Like Growth Conditions Support Production of Active Vitamin B12 by Propionibacterium freudenreichii 2067 without DMBI, the Lower Ligand Base, or Cobalt Supplementation. Frontiers in Microbiology, 8. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmicb.2017.00368

O’Leary, F., & Samman, S. (2010). Vitamin B12 in Health and Disease. Nutrients, 2(3), 299-316. https://doi.org/10.3390/nu2030299

Watanabe, F., & Bito, T. (2018). Vitamin B12 sources and microbial interaction. Experimental Biology and Medicine, 243(2), 148-158. https://doi.org/10.1177/1535370217746612

GRACIA LUQUE

GRACIA LUQUE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram