¿Por qué las hojas de las plantas son verdes?

Algo interesante que debemos observar en las ciudades son las plantas. Estas, sin darnos cuenta otorgan otro color a la ciudad. No hace mucho tiempo, una niña de seis años me preguntó: ¿Por qué las hojas son verdes? Hoy, os traigo esa explicación.

Los colores no existen.

Científicamente hablando los colores no existen, es más, se reconoce que los colores son simplemente una forma descriptiva de lo que nuestros ojos perciben.

El color es la impresión que producen en la retina los rayos de luz reflejados y absorbidos por un cuerpo, según la longitud de onda de estos.

A los rayos absorbidos por nuestros ojos, la ciencia los reconoce como radiación electromagnética, que no es más que un tipo de transporte de energía. Esta radiación electromagnética se mide por medio de una longitud de onda. La longitud de onda que nuestros ojos pueden observar va de 400 nm hasta 700 nm.

Es importante destacar que a las longitudes de onda que se encuentran desde 400 nm hasta 700 nm se las conoce como espectro visible del ser humano, y esto se debe a que las medidas menores a 400 nm se corresponden a luz ultravioleta, y las mayores a 700 nm son de luz infrarroja y nuestros ojos no las pueden procesar.

por qué las hojas son verdes, clorofila.
Espectro electromagnético.

¿Cómo influye esto en las hojas?

Las hojas y demás estructuras verdes de las plantas absorben entre 500 nm y 550 nm.

Para entender esto, debemos tener claro que las células vegetales poseen diferentes orgánulos. Los orgánulos son como los órganos en los seres humanos, sólo que para las células.

Un orgánulo característico e importante en las plantas es el cloroplasto. Estos se encuentran en gran cantidad y son una de las razones principales por las cuales las hojas son verdes.

Dentro de la estructura de los cloroplastos se encuentra la clorofila, una molécula fundamental en la fotosíntesis. Esta no se encuentra libre dentro del cloroplasto, sino en unos sacos aplanados denominados tilacoides.

¿Qué es la clorofila?   

La clorofila es reconocida como un pigmento verde fotosintético. Se clasifica en dos tipos principales “a” y “b”. En total existen 5 tipos de clorofila a, b, c, d y una llamada bacterioclorofila.

A pesar de la diversidad de clorofilas que existen, las más importantes son la a y b; las demás son conocidas como pigmentos accesorios ya que ayudan a captar otras longitudes de onda, pero logran producir una cantidad baja de energía.

La clorofila posee dos partes importantes, la primera es un anillo de porfirina. Este anillo posee una molécula de magnesio en el centro, que será la principal causante del color verde en las plantas.

Cuando una molécula de magnesio absorbe luz solar se genera energía, debido a su función bioquímica de sintetizar transportadores de protones y electrones.

La segunda parte es hidrófoba, es decir, que no interacciona con el agua. La función de esta es mantener a la clorofila en la membrana fotosintética.

En resumen las hojas son verdes gracias a la presencia de la clorofila, pero no olvidemos que esta se encuentra almacenada en los cloroplastos.

Por lo tanto sin cloroplastos no existiría la clorofila y las plantas no podrían ser verdes. Pensemos esto como un trabajo compartido, en donde la clorofila y los cloroplastos cumplen una función en la coloración de las hojas.

¿Por qué son verdes evolutivamente?

Las plantas tienen sus orígenes en el mar, como todas las demás formas de vida en la Tierra.

Los primeros representantes de este grupo de seres vivos no eran vasculares, es decir, no tenían estructuras internas diferenciadas, como por ejemplo hojas, ramas o tallos. Con el paso de los años estas especies comenzaron a colonizar los ambientes terrestres y dejaron de depender del agua. Este paso fue posible ya que cambiaron la forma de obtener energía.

Se dice que hace unos 100 millones de años unos organismos se unieron al citoplasma de ciertas células. Estas uniones se dieron como resultado de una ingesta de estos organismos por parte de protoeucariotas durante algunas de sus actividades alimenticias.

Se relata que los cloroplastos descienden de cianobacterias, que son una de las formas más antiguas en la Tierra y los primeros autótrofos conocidos. La relación fue tan exitosa que las cianobacterias co-evolucionaron con los eucariotas, a tal punto que las cianobacterias formaron parte de los eucariotas convirtiéndolos en autótrofos.

Finalmente, esto también se vincula al motivo por el cual el espectro de luz verde no es absorbido por las plantas, ya que debido a su origen marino las longitudes de ondas que eran mejor captadas eran las de luz ultravioleta y luz infrarroja, pero las de tonalidad verde no, por lo tanto nunca estas longitudes de onda fueron absorbidas, siendo siempre reflejadas hasta la actualidad.

Referencias.

Academy, K. (s.f.). Las mitocondrias y los cloroplastos. Obtenido de Khan Academy: https://es.khanacademy.org/science/high-school-biology/hs-cells/hs-prokaryotes-and-eukaryotes/a/chloroplasts-and-mitochondria

Aranda, P., Planells, E., & Llopis, J. (2000). Magnesio Scientific Communications: Art o Technique. Obtenido de Ars Pharmaceutica: https://www.ugr.es/~ars/abstract/41-91-00.pdf

Cakmak, I., & Yazici, A. (2010). Magnesio: El Elemento olvidado en la Producción de Cultivos. Obtenido de Informaciones agronómicas: http://www.ipni.net/publication/ialahp.nsf/0/80910020DC5AEEA6852579A0006A1A3D/$FILE/2.%20Magnesio.%20El%20elemento%20olvidado.pdf

León, P., & Guevara-García, A. (14 de Noviembre de 2007). El cloroplasto: un organelo clave en la vida y en el aprovechamiento de las plantas. Obtenido de Biotecnología: http://www.ibt.unam.mx/computo/pdfs/libro_25_aniv/capitulo_20.pdf

Manrique, E. (2003). Los pigmentos fotosintécticos, algo más que la captación de luz para la fotosíntesis. Obtenido de Ecosistemas: https://www.redalyc.org/pdf/540/54012108.pdf

nv-author-image

Josué Vizhñay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *