Inicio » Conflictos entre hermanos. Cainismo

Conflictos entre hermanos. Cainismo

“A mamá que vas”, “¿A que me chivo?”, “Te vas a enterar”… Para cualquiera de los que tenemos hermanos esto nos resulta familiar. Y es que, aunque aseguremos quererlos, hay ocasiones en las que son de lo más insufrible y surgen estas rencillas. Pero, los conflictos entre hermanos no son algo exclusivo de la especie humana, hay muchas más especies animales que los experimentan.

Quien no llora no mama – Origen evolutivo

Estos enfrentamientos son un fenómeno totalmente esperado por parte de la biología evolutiva. Esto se debe a que la descendencia, de manera natural, compite por distintas causas, en el caso de animales no humanos, siempre recursos o simple dominancia. La tendencia es que estas luchas aparezcan de manera más habitual en el área en el que nos encontramos “confinados”, donde pasamos más tiempo (sino que nos lo digan a la mayoría de nosotros después de haber pasado los últimos meses así).

Uno de estos recursos, probablemente el más preciado, es la comida. Este comportamiento ha sido estudiado a fondo en lechones recién nacidos de cerdos de granja (Sus scrofa domestica). Los lechones, tan sólo unas horas después de abandonar el útero materno, empiezan una lucha bastante encarnizada entre hermanos por el monopolio de un pezón. Estas batallas son las responsables del 43% de muertes por hambre en los neonatos, viéndose favorecidos los lechones que poseen mayor tamaño. Este fenómeno también puede verse en los polluelos de aves, el que más se estira y más comida reclama es el que más recibe de sus padres.

En cuanto a los humanos, competimos con nuestros hermanos por un sinfín de causas más: atención, afecto… Siempre queremos ser el favorito de papá y mamá, el niño o niña de sus ojos, y no la oveja negra. Además, a medida que crecemos el conflicto se centra casi en exclusiva en otro recurso: el económico. Quién no ha protestado nunca para que le diesen más paga, y si no se conseguía, al menos que la de tu hermano fuese menor que la tuya, que así nos quedaba mejor sabor de boca.

Cainismo – Tipos y ejemplos

Todo tiene sus extremos, y como consecuencia última del conflicto entre hermanos, está el cainismo, muerte de un individuo por su hermano. De dónde le viene el nombre creo que no necesita explicación, ni decir que aunque no es un comportamiento muy común en el ser humano siempre hay algún caso aislado. Y sino George R. R. Martin te lo escribe en un… tiempo. Pero, ¿qué ocurre con los animales?

En los animales no humanos matar a un hermano puede ser ventajoso para un individuo, porque monopoliza más recursos al haber eliminado a un competidor directo. Sin embargo, es necesaria una gran cantidad de energía para perpetrarlo y no siempre es de provecho. El grupo en el que este comportamiento es más frecuente es en el de las aves (aproximadamente el 88% de los casos registrados), pero también se observa en otros muchos taxones (insectos, anfibios e incluso algún mamífero).

Hay dos tipos de cainismo: obligado y facultativo. El cainismo obligado ocurre siempre en la especie animal que lo practica, al margen de condiciones ambientales; mientras que el cainismo facultativo puede darse o no, ocurriendo generalmente cuando los recursos son escasos, es el más común de los dos. Además de estos dos, existe otro tipo más siniestro si cabe, el cainismo intrauterino, un tipo de canibalismo que se da cuando los individuos aún se encuentran en estado embrionario.

Cainismo obligado

cainismo

La especie que lleva a cabo este tipo de asesinato de la manera más radical son los Piqueros de Nazca (Sula granti). Estas aves marinas que viven en colonias suelen hacer una puesta de uno o dos huevos, la mayoría de las veces sólo uno de ellos llega a término. En caso de que los dos sobrevivan, el más grande y fuerte de ellos (el que su huevo ha eclosionado antes) sufre un cambio hormonal que hace que adquiera un comportamiento agresivo. Y así, expulsa violentamente al más pequeño del nido, el cual no recibe comida ni atención y finalmente, muere de inanición o depredado.

¡Y todo esto ocurre ante la atenta mirada de los padres, que no hacen nada para remediarlo! Aun así no hay que concebir esto como crueldad, sino como pragmatismo, sacar un polluelo adelante les supone una gran inversión energética (llegando incluso a peligrar sus vidas por una disminución de la actividad de sus sistemas inmunológicos). Para la naturaleza siempre es preferible que muera una cría sin desarrollar a que lo hagan uno o dos adultos fértiles que podrán engendrar nuevas crías, aunque a nuestra moral le cueste verlo así.

Este comportamiento en esta especie ocurre SIEMPRE que hay dos crías, por lo tanto, se trata de un cainismo obligado; que además está alentado porlos propios padres. Otra historia dramática y digna de un culebrón, que no es la única en las aves, pues muchas rapaces proceden del mismo modo. Con la diferencia de que éstos al tener siempre los nidos en lugares altos, el polluelo expulsado del nido generalmente muere en el acto por la caída.

Cainismo facultativo

cainismo

A este tipo pertenecen casi todos los casos de cainismo registrados. Un ejemplo muy llamativo, ya que se da en un mamífero (cosa poco común), es el de las Hienas manchadas (Crocuta crocuta). En ellas las hembras están fuertemente masculinizadas poseyendo altos niveles de hormonas masculinas, así como sus cachorros (que además, nacen con los ojos abiertos, así como musculatura y caninos desarrollados). Las camadas suelen estar formadas por gemelos, y se ha observado que la lucha entre los hermanos es más fuerte y violenta cuando ambos son del mismo sexo.

Cuarenta y ocho horas después de su nacimiento, los gemelos pelean de manera muy agresiva por establecer dominancia uno sobre otro (precisamente por ello nacen tan desarrollados). Una vez que uno de ellos se subordina al otro tiene altas posibilidades de morir si su hermano o hermana son de su mismo sexo. De hecho, todos los casos de cainismo registrados en esta especie ocurren en estas circunstancias. Esto ocurre generalmente cuando la comida es escasa, ya que el dominante monopoliza la fuente de alimento e impide al otro comer.                

En este caso, el cainismo no ocurre siempre y depende de un factor ambiental (la disponibilidad de alimento), por lo que hablamos de cainismo facultativo. Otro ejemplo más gore se da en la Salamandra tigre (Ambystoma tigrinum), la cual cuando hay escasez de alimento no sólo practica el cainismo al matar a sus hermanos, sino que también incurre en el canibalismo al comérselos para sobrevivir. De nuevo no es crueldad, es simple supervivencia.

Cainismo intrauterino

Para terminar, el último caso, que parece sacado de una película de terror de serie B, el cainismo o canibalismo intrauterino (nombre que, por cierto, usó un grupo de metal para su disco, muy apropiado). Los animales, mientras siguen siendo embriones, se comen a sus hermanos. Este comportamiento se observa sobre todo en tiburones, varias especies lo ejercen, comiéndose los más desarrollados a los menos. Se cree que puede ocurrir para que los embriones que sobreviven nazcan más grandes y preparados para un estilo de vida depredador. Es decir, usan a sus hermanos como “sparring”.

cainismo

Este comportamiento, por sorprendente que parezca, también puede darse en humanos, con los gemelos en el útero de la madre. Ocurre cuando uno de ellos toma más nutrientes que el otro, como consecuencia (si ambos llegan a nacer) tienen pesos y niveles de desarrollo muy desequilibrados. Hay ocasiones en las que este “robo” indiscriminado es tan grande que uno de ellos muere antes de que el embarazo llegue a término.

No todo iban a ser malos rollos – Cooperación entre hermanos

Como puede que todo lo anterior os haya dejado un poco desanimados (o convencidos de cometer un delito), aquí va la otra cara de la moneda. La cooperación entre hermanos también es un comportamiento muy extendido en todos los animales, humanos o no.

cainismo

En las manadas de lobos, por ejemplo, los hermanos mayores de camadas anteriores, participan en la crianza de los hermanos más pequeños (cuidando de ellos y enseñándoles); al igual que ocurre entre las leonas y muchos primates. También se cree que en aves este comportamiento se observa en la petición de comida de los polluelos, que no sólo estaría orientada a competir por la atención parental. Un reciente estudio promueve la petición cooperativa, por la que los hermanos se coordinan para emitir una señal conjunta de petición que incrementa el aporte de alimento por parte de los padres (les estimulan a buscar más comida, lo que es un beneficio para todos).

Por lo tanto, aunque en ocasiones se den peleas, algo tan inevitable como necesario (como entrenamiento de los jóvenes para distintas situaciones de la vida), la cooperación entre hermanos también tiene un valor evolutivo alto y tiene una incidencia remarcable, al igual que el cainismo. Simplemente se trata de distintas estrategias evolutivas que cada especie desarrolla orientadas a adaptarse a las circunstancias del medio y sobrevivir.

Referencias

“The Oxford Handbook of EVOLUTIONARY PERSPECTIVES on VIOLENCE, HOMICIDE and WAR” – Todd K. Shackelford, Viviana A. Weekes-Shackelford

PNAS. Accesible en: https://www.pnas.org/content/99/20/12932.full

Wikipedia, la enciclopedia libre. Accesible en: https://es.qwe.wiki/wiki/Siblicide#In_humans

Student Theses. Accesible en: http://fse.studenttheses.ub.rug.nl/14747/1/MasterLS_EE_2016_JICamachoGarcia.pdf

Springer. Accesible en: https://link.springer.com/article/10.1007/s00265-010-1128-4

Springer. Accesible en: https://link.springer.com/chapter/10.1007/978-1-4614-9314-3_8

Revista Science. Accesible en:https://science.sciencemag.org/content/252/5006/702

Gobierno de España. Ministerio de educación. Accesible en: https://www.educacion.gob.es/teseo/imprimirFicheroTesis.do?idFichero=QCgOsjzJ3sU%3D

4 comentarios en «Conflictos entre hermanos. Cainismo»

  1. Pingback: ¿Una reina nace o se hace? Castas, conflictos y genética en la eusocialidad - Si los genes hablasen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nv-author-image

Carla Llorente de Miguelsanz

Bióloga de corazón y formándome para serlo de profesión. Inquieta desde cigoto, amante de la naturaleza y la fotografía. Nutriré vuestra curiosidad con artículos sobre zoología y etología (comportamiento animal).