Saltar al contenido

Cannabis sativa: de la medicina oriental a la farmacología actual

En la actualidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el Cannabis es una de las drogas más cultivadas y traficadas en el mundo. Sin embargo, la planta Cannabis sativa ha sido utilizada con fines medicinales y religiosos en la cultura oriental desde el 2000 a.C. Quién iba a pensar que hoy en día esta planta nos ayudaría a descubrir un sistema molecular que podría ayudar a tratar enfermedades como la depresión, la ansiedad o incluso reducir los niveles de inflamación en el cerebro.

El uso del Cannabis a través de la historia

Pen-ts’ao, más conocida como la mayor enciclopedia china de farmacología, declaró el primer uso medicinal del Cannabis sativa en el año 2700 a.C. En las culturas hindúes y egipcias, se utilizaban para promover la espiritualidad y las experiencias místicas. Además, en la india, la medicina ayurvédica usaba el cannabis para reducir el dolor, las nauseas y la ansiedad. Promoviendo así una mejora del sueño e inducir la relajación.

Indicaciones medicinales en el uso del cannabis se han mencionados en textos egipcios, griegos y romanos. Sin embargo, no fue hasta el año 1840 que el doctor irlandés William B. O’Shaughnessy introdujo el uso del cannabis en la medicina occidental después de su viaje a calcuta.

A principios del siglo XX, el uso del Cannabis sativa se enfrentó a diferentes obstáculos legales, hasta su clasificación como droga narcótica, limitando su uso medicinal.

Cannabis sativa y sus Cannabinoides

Cannabis sativa se puede clasificar como cáñamo o marihuana según su perfil genético. La diferencia entre estos dos perfiles se debe a la concentración de dos de los principales componentes del cannabis: cannabidiol (CBD) y delta-9-tetrahidrocannabinol (THC). Mientras que el cáñamo tiene una mayor concentración de CBD, la marihuana está compuesta principalmente de THC.

Tanto el CBD como el THC se consideran cannabinoides, lo que significa que son compuestos del cannabis. El CBD es un compuesto no psicoactivo de gran interés en la industria farmacéutica por sus efectos antioxidantes, antiinflamatorios y neuroprotectores. Por otro lado, el THC es el compuesto psicoactivo actual del cannabis, que bloquea la señal del sistema endocannabinoide.

El Sistema endocannabinoide

El sistema endocannabinoide es una vía molecular que se descubrió en 1988 por lo científicos Allyn Howlett y W.A. Devane. Este sistema desempeña un papel importante en el mantenimiento de la homeostasis, así como en la regulación de otros procesos fisiológicos como la ansiedad, el apetito, el comportamiento emocional, la neurogénesis o la sensación de dolor, entre otros.

El sistema endocannabinoide está compuesto por diferentes receptores, ligandos y enzimas, que son esenciales para su biosíntesis y desactivación. En este artículo, nos centraremos en dos de los receptores más importantes: el receptor cannabinoide tipo 1 (CB1) y el receptor cannabinoide tipo 2 (CB2). Ambos receptores se encuentran en las neuronas, modulando la neurotransmisión. Los receptores CB1 son conocidos por su papel en la memoria y el aprendizaje. Sin embargo, en estado patológico, se han relacionado con la adicción, la depresión o los trastornos bipolares.

Por otro lado, los receptores CB2 se expresan en tejidos del sistema inmunológico, donde actúan como receptores tanto para cannabinoides como para endocannabinoides. El papel principal de estos receptores es modular las funciones celulares en el sistema inmunológico. Por esta razón, los receptores CB2 han ganado popularidad en el tratamiento de la modulación neuroinflamatoria, que se encuentra en enfermedades como el Alzheimer, la esclerosis múltiple o el Parkinson. Además, la activación de estos receptores también se caracteriza por una falta de efectos adversos y psicotrópicos, que se pueden observar después de la activación de los receptores CB1.

Ambos receptores (CB1 y CB2), se encargan de regular las señales de activación de dos compuestos importantes, los cuales son conocidos como endocannabinoides. Estas sustancia endógenas (generadas por nuestro organismo), son expulsadas por las neuronas, regulando así la función de diferentes órganos y tejidos en el cuerpo.

Figura 1. Esquema resumen de las funciones del sistema endocannabinoide humano, en el cual se destacan los receptores CB1 y CB2, además de las sustancias endógenas y exógenas (Cannabis Sativa) con las que interactuan. A la derecha se destacan las principales funciones de cada receptor.
Figura 1. Esquema resumen de las funciones del sistema endocannabinoide humano, en el cual se destacan los receptores CB1 y CB2, además de las sustancias endógenas y exógenas (Cannabis Sativa) con las que interactuan. A la derecha se destacan las principales funciones de cada receptor Fuente: www.valcare.com.

Rutas moleculares del sistema endocannabinoide

Ahora os estaréis preguntando cómo estos receptores y sustancias interaccionan entre sí para generar efectos tanto positivos como negativos en nuestro organismo, ¿verdad?

Los receptores CB1 y CB2 son receptores acoplados a la proteína G, también conocidos como GPCRs (del inglés G-protein coupled receptors), los cuales están presentes en neuronas modulando la neuratransmisión en la sinapsis. La activación de la proteína G lidera la activación de otras vías moleculares.

En estados patológicos como la ansiedad o la depresión, los receptores CB1 activan la vía molecular MAPK (mitogen-activated protein kinase), lo cual resulta en la alteración de la sinapsis, impidiendo la adecuada señalización celular.

Como ya hemos mencionado anteriormente, los receptores CB2 están expresados en tejidos del sistema inmune, actuado como receptores para sustancias cannabinoides o endocannabinoides. Las acciones anti-inflamatorias del CBD se deben a la acción de este en los receptores CB2, participando en la disminución de la migración de leucocitos, la inhibición de las vías COX1 y COX2, y la disminución de citoquinas pro-inflamatorias.

Cannabis Sativa en la medicina actual

Actualmente, en el mercado se pueden encontrar diferentes tratamientos para enfermedades como la Esclerosis Múltiple (EM), la cual está caracterizada por dolor neuropático, espasticidad y espasmos. Estos signos son causados por un daño en la vía nerviosa de la médula espinal o en el cerebro.

En los últimos años, la popularidad de los medicamentos modificadores de la enfermedad se ha visto aumentada. Sin embargo, se han visto limitaciones en el tratamiento de pacientes con espasticidad moderada o severa.

Sativex es una terapia cannabinode compuesta de CBD y THC que ha demostrado la reducción de los efectos del la EM. En este caso, el CBD interactúa con los receptores CB1 y CB2 generando una regulación alostérica del THC. En otras palabras, ambos receptores CB son activados presinápticamente, suprimiendo así la expulsión del glutamato, que a su vez reduce la inflamación en el sistema nervioso central (SNC). Dicha inflamación está causada por la pérdida de mielina debido a la excitoxicidad generada por el glutamato en las neuronas y los oligodendrocitos.

Esta reducción en la inflamación del SNC se debe al aumento del ácido gamma-aminobutírico (GABA), el cual es inhibido por el glutamato. Este incremento de GABA induce la relajación, disminuyendo la espasticidad en pacientes, segun declaró GW Pharmaceuticals en 2021.

Conclusión y perspectivas de futuro

La planta del Cannabis Sativa ha sido utilizada como para hitos medicinales por las culturas orientales desde hace miles de años. Como hemos mencionado el sistema endocannabinoide incluye receptores por todo el cuerpo. Estos receptores juntos con los endocannabinoides y fitocannabinoides tienen un efecto neuroprotector y anti-inflamatorio en el cuerpo.

Hoy en día, terapias como Sativex, han sido aprobadas y han demonstrado una reducción en la inflamación del SNC y a su vez una mejora de los síntomas. Otras enfermedades como la ansiedad, también se ha visto relacionada con desequilibrio en los sistemas de neurotransmisión (p. ej. sistema GABAminergico). Sin embargo, aún es necesaria una investigación que nos permita entender la interacción entre los cannabinoides y sus correspondientes receptores.

Diferentes estudios genómicos y metabólicos nos están ayudando a comprender la regulación genetica de la biosíntesis del cannabis. Estos perfiles moleculares podrían ser aplicados al diseño de cannabis geneticamente modificado y así mejorar la eficacia y la seguridad terapeutica en futuros tratamientos. ¿Significará esto un cambio en el tratamiento de enfermedades relacionadas con el sistema endocanabinoide?

Artículo editado por Equipo de Microbacterium

Bibliografía

  • GW Pharmaceutical (2021) SATIVEX: response rates. Disponible en: https://www.sativex.co.uk/results.
  • Pellati, F., et al. (2018) ‘Nonpsycoactive Cannabinoids: Their Chemistry and Role against Oxidative Stress Inflammation, and Cancer’, Biomed Res Int, p.1691428.
  • Fiani, B., et al. (2020) ‘Current Application of Cannabidiol in the Management and Treatment of Neurological Disorders’, Neurol Sci, 41(11), pp. 3085-3098.
  • Hussain, T., et al. (2021) ‘Cannabis sativa research trends, challenges, and new-age perspectives’, iScience; 24 (12): 103391.
  • Laprairie R.B., et al. (2015) ‘Cannabidiol is a negative allosteric modulator of the cannabinoid CB1 receptor’. Br. J. Pharmacol; 172:4790-4805.
  • Rafei P., et al. (2023) ‘Transcultural Aspects of Cannabis Use: a Descriptive Overview of Cannabis Use across Cultures’. Springer Nature; 10:485-471.
  • Turri, M., et al. (2018) ‘Pain Modulation after Oromucosal Cannabinoid Spray (SATIVEX’, Medicines (Basel), 5 (3).
  • Yu, C,. et al. (2021) ‘Cannabidiol-based natural health Products: Recent Advances in the Management of Anxiety, Pain, and Inflammation’, Res Ver Sci, 140, pp.38-46.
Etiquetas:
Carolina San Pedro Liberal

Carolina San Pedro Liberal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram