Saltar al contenido

Día Mundial de la Educación Ambiental: enseñar para reparar

En 1975 se reconoció la necesidad de promocionar la educación de la sociedad en materia de medio ambiente para paliar los daños causados y la degeneración del entorno que nos rodea. Se reconoció que la concienciación de la población es un papel fundamental en la lucha para frenar el deterioro medio ambiente, solamente cambiando desde nuestros pequeños gestos individuales, como sociedad y de manera gubernamental, conseguiremos remediar este deterioro.

A continuación hablaremos sobre el origen; ejemplos de los principales daños causados; en que consiste la educación ambiental y algunos ejemplos de abordaje de como podemos cambiar gestos cotidianos pero siendo conscientes de que la suma de cada uno de ellos es el camino correcto hacia el cambio.

Origen

Tengamos la edad que tengamos, toda la población ha sido expuesta a un ‘bombardeo’ de información sobre como actuar para no perjudicar al medio ambiente, se nos inculcan ‘pequeños gestos’ para ser más conscientes del impacto que tenemos, pero ¿de dónde viene este movimiento y por qué es tan importante?

No fue hasta los años 70 cuando empezaron a aparecer los conceptos que hoy abordaremos con motivo de esta fecha; fue en 1972 en la conferencia de Estocolmo cuándo se aborda por primera vez en un evento internacional la problemática de la degradación del medio ambiente por causas humanas, creando el 5 de junio el Día Mundial del Medio Ambiente.

Con las bases sentadas, 3 años después en el Seminario Internacional de Educación Ambiental en Belgrado, se pactan las bases de la educación ambiental, donde el principal objetivo no es la protección del medio ambiente sino la concienciación social. Estas bases de educación ambiental son globales, abarcando desde niños, jóvenes y adultos hasta instituciones publicas privadas y gubernamentales. Nace el 26 de Enero, día Mundial de la Educación Ambiental.

Introducción

El medio ambiente se define como el conjunto de componentes físicos, químicos y biológicos externos con los que interactúan los seres vivos.

Las acciones humanas sin control han sido las mayores causantes del deterioro biológico de la Tierra, principalmente motivado por fines económicos. A continuación realizamos una división para ejemplificar brevemente cuales son este tipo de daños.

  • Daños a la atmósfera: Como la destrucción a la capa de ozono o el vertido masivo de gases de efecto invernadero.
  • Daños hidrológicos: Como derrames de petróleo, contaminación masiva de las aguas por vertidos incontrolados o uso excesivo de pesticidas.
  • Daños en el suelo: Como la deforestación y la desertificación, un explote masivo de los recursos que nos deriva en un suelo sin capacidad productiva.
  • Daños a la biodiversidad: Como la caza y pesca indiscriminada, aumento sin control de especies invasoras que desplazan fauna autóctona o derivan en extinción de especies.

Podríamos enumerar muchísimos más ejemplos, donde la mano sin control del hombre ha ejercido un papel muy negativo en el medio ambiente.

Tenemos que entender que el medio ambiente no es solo la montaña donde pasamos el fin de semana, los ríos y piscinas naturales donde bañarnos en verano, o el césped verde perfecto para hacer un picnic; es el medio y las herramientas que necesitamos para vivir, crecer y desarrollarnos. Nos provee de alimentos, materias primas, nos da el agua para saciar nuestra sed, y nos presta el terreno para tener nuestra casa, si nos dedicamos a mirar hacia otro lado mientras la basura se acumula, los ríos se contaminan y se llenan de peces muertos o vemos el cielo de ciudades de color marrón, solo hacemos que el problema crezca, ahí reside la importancia de la educación ambiental.

La educación ambiental

Cuando pensamos en educación ambiental, pensamos en talleres infantiles, charlas del colegio etcétera, no es una idea descabellada pues con la divulgación y la educación es como conseguimos que la población tome conciencia. También podemos verla en anuncios de televisión que nos muestran paisajes desérticos o masas de agua contaminadas que nos impactan, y que para nada son imágenes exageradas.

En España, en el año 2020 se declaró el estado de emergencia climática, la educación ambiental española es similar a la de otros países occidentales y es muy poco el porcentaje de población que niega la problemática, por ello es momento de continuar fomentando las actividades sostenibles y fomentar esta Educación para corregir el daño provocado.

educacion ambiental
Imagen 1: Efectos de sequía en el medio ambiente. Importancia de la Educación Ambiental. Fuente: Foto de redcharlie en Unsplash

El propósito de la educación ambiental es múltiple:

  • Crear conciencia
  • Crear conocimiento
  • Fomentar actitudes
  • Fomentar la participación

Disponemos de las herramientas para frenar la crisis climática pero cada uno de nosotros podemos ser parte de la solución, esto es lo que pretende la educación ambiental. Nos enseña que necesitamos la suma de los pequeños gestos individuales para no seguir perjudicando el medio que nos rodea, medidas que están en mano de todos, marcan en su suma la diferencia.

  • Apagar las luces cuando salimos de una habitación.
  • No dejar nuestra basura en el campo.
  • Ducharnos en vez de bañarnos.
  • Cerrar el grifo cuando no se está utilizando el agua.
  • Usar el transporte público o coger la bicicleta en vez del coche.
  • Emplear bolsas reutilizables para hacer la compra.
  • Comprar lo esencial para no tirar comida.
  • Tratar a animales y plantas con respeto.
  • Consumir productos de temporada.
  • Apoyar el reciclaje, así como la reutilización y separación de residuos.
  • Participar en tareas de limpieza comunitarias.

Estos son solamente algunos ejemplos de como podemos reducir nuestro impacto a nivel individual, aunque todavía predomina el pensamiento de que estas acciones individuales no tienen repercusión y deberían de ser medidas impuestas a la industria para reducir el impacto en el medio.

En España, estos movimientos de educación ambiental están descritos en el Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad (2021-2025), pero también cabe destacar el proyecto agenda 2030, que nos llega desde Naciones Unidas para entrar en el camino del desarrollo sostenible. Todavía tenemos mucho trabajo por delante, pero estamos a tiempo de cambiar nuestra mentalidad y dejar de deteriorar el medio que nos sustenta.

Deberíamos tomar conciencia no simplemente por vivir en un entorno contaminado, sucio y desértico, otro concepto íntimamente ligado a lo ya mencionado es la salud ambiental, como el ambiente y sus condiciones pueden afectar directamente a nuestra salud. Si somos tan egoístas que todo lo mencionado con anterioridad no nos afecta, o no nos hace tomar conciencia, por lo menos que sea por nuestra propia salud.

  • Enfermedades respiratorias por aire contaminado.
  • Cultivos contaminados por sobreexplotación de acuíferos.
  • Efectos de plaguicidas en nuestro sistema inmune.
  • Intoxicaciones por metales pesados en pescados que han llegado a nuestra dieta.

Índice de contenido:

Conclusión

Estos son solo algunos ejemplos de como nos repercute directamente el estado del medio ambiente. Sean cual sean las razones que que tengamos; por empatía y sociedad, egoísmo, nuestra propia salud o motivos meramente económicos, tomemos conciencia de que necesitamos un medio ambiente sano para poder seguir desarrollándonos, porque es la raíz, fuente y lecho de nuestro desarrollo de manera individual, como sociedad y como especie.

Artículo editado por Equipo de Microbacterium

Bibliografía

  1. Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad (2021-2025) – Gobierno de España.
  2. Proyectos de Educación Ambiental: La utopía en la escuela, Naturaleza y Sociedad – Antonio Elio Brailovsky
  3. Fundación Aquae: Diez pasos para cuidar el planeta. https://www.fundacionaquae.org/wiki/10-practicos-consejos-para-una-mejor-educacion-ambiental/
  4. La sociedad española ante el cambio climático. Percepción y comportamientos de la población – Ideara Investigación. 2021
Elena Muñoz González

Elena Muñoz González

Soy Elena, técnico de laboratorio. Desde que empecé a desarrollarme en el ámbito profesional, durante todas mis experiencias me han acompañado las buenas prácticas, las ganas de conocer más y más, y la microbiología como hilo común a todas mis ocupaciones. Soy técnico en Salud Ambiental y en Laboratorio Clínico y Biomédico. He trabajado en laboratorios de análisis clínicos, tanto en Ávila (mi ciudad natal) como en Madrid, ciudad donde continué estudiando: tuve la oportunidad de realizar mis prácticas en la Universidad Complutense de Madrid, en el área de trabajo de Ingeniería genética con bacterias; y actualmente trabajo en el Banco de Tejidos Humanos de la ciudad de León; donde día a día trabajo con controles microbiológicos en procesos de sala blanca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram