Saltar al contenido

Yo no fumo, solo vapeo

«Yo no fumo, solo vapeo». Esta frase, cada vez más escuchada, proviene sobre todo de jóvenes que han convertido el vapeo en la nueva moda del siglo XXI. Aunque el uso de cigarrillos electrónicos también afecta a los adultos, en particular a aquellos que están en proceso de dejar de fumar. Pero, ¿son verdaderamente conscientes de las consecuencias que este hábito puede llegar a tener para su salud? ¿Es más sano vapear que fumar? ¿El vapeo sin nicotina es perjudicial? A todas estas preguntas y muchas más, trata de dar respuesta este articulo.

El tabaco, el alcohol y ahora el vapeo, son algunas de las adicciones que se están creando o se han creado en los últimos años. Esta última tiene un origen reciente y aún estamos a tiempo de evitarla y prevenirla. 

¿A qué se le llama vapear?

El verbo vapear se usa para referirse a aspirar un vapor producido por un aparato electrónico, para luego expulsarlo ya sea por la nariz o por la boca. Esto se puede llevar a cabo por medio de cigarros electrónicos o vapeadores. El primero surgió en 1963, como una alternativa al cigarro, el cual servía para dejar de fumar y no incluía nicotina. El inventor fue H. Gilbert y lamentablemente su comercialización no tuvo éxito. 

Posteriormente, en 2003 el farmacéutico chino Hon Lik, modificó este diseño incluyendo nicotina y este se extendió a nivel internacional. Sin embargo, lo que empezó con la intención de proporcionar una alternativa sana para facilitar a las personas fumadoras dejar esta adicción, se ha convertido en toda una moda hoy en día; ya que vapear ha adquirido popularidad en sí mismo. En el 2019 ya eran 41 millones de personas en el mundo las que hacían uso de estos dispositivos. La edad media se encuentra entre 21 y 24 años, pudiendo llegar a empezar con 13. 

Pero, ¿qué aspecto tiene un cigarrillo electrónico y cómo funciona?

Figura 1. Partes de un cigarrillo electrónico. Fuente: https://www.consumoteca.com/bienestar-y-salud/como-funcionan-los-cigarrillos-electronicos/

En su mayoría intentan imitar el tamaño y la forma de un cigarro de verdad. Por tanto, suelen tener forma de boli. Sin embargo, ya se han desarrollado distintos tipos. Más allá de su estética, todos ellos tienen una boquilla de silicona y algunos, incluso una luz LED, para que parezca que está encendido. Además, contienen un atomizador, donde se almacena el líquido, una resistencia que lo calienta por efecto de la batería que se activa en cada inhalación. El líquido que en realidad es lo realmente dañino, es una mezcla de:

  • Propilenglicol (PG): es el encargado de producir el golpe de garganta, es decir, ese “cosquilleo” que ocurre en la zona posterior de la garganta y la fortaleza del sabor. Es un compuesto orgánico cuyos vapores pueden causar irritación de las vías respiratorias de algunas personas sensibles y con más frecuencia en los ojos.
  • Glicerina vegetal (VG): genera las nubes de vapor y le proporciona sabor dulce. Es un alcohol natural extraído de los aceites de palmera, coco y semillas de algodón. Junto con PG, son la base de todo cigarrillo electrónico.
  • Nicotina: es una sustancia que se extrae de las hojas del tabaco. Actúa en aquellas zonas del cerebro encargadas del placer, por eso produce adicción y dependencia. También afecta al sistema cardiovascular, aumentando la frecuencia cardiaca, incrementando el riesgo de arritmias y elevando los niveles de colesterol. Esta es una sustancia opcional y variable, ya que no siempre se encuentra en la mezcla.
  • Sabores: como por ejemplo: regaliz, vainilla, chicle y avellanas.
  • Aromas: son añadidos químicos que pueden venir con la mezcla o por separado. Debido a la gran cantidad de aromas, el liquido que contienen estos cigarros se puede comprar ya preparado, o realizar tu mismo la mezcla con los aromas deseados.

Para vapear se usan principalmente dos elementos, el cigarrillo electrónico y el vaper o vapeador. Una de las principales diferencias entre ambos es la batería. Los segundos tienen una batería de mayor tamaño, esto hace que tengan una mayor durabilidad, además, de que esta es un elemento independiente por tanto se puede cambiar si falla, al igual que el e-liquid que se puede llegar a intercambiar. El tamaño es distinto; siendo menor y más discreto en los cigarros electrónicos.

Dado que las principales diferencias existentes entre el vaper y el cigarro electrónico se basan en su forma o en su duración, pero el líquido aspirado es el mismo, en este artículo se usarán indistintamente los conceptos de vapeador y de cigarro electrónico.

Consecuencias del vapeo

EVALI, una nueva enfermedad

EVALI, (lesión pulmonar asociada al cigarrillo electrónico o al vapeo); es una enfermedad de origen reciente debido al incremento en el uso de vaper. Al ser una enfermedad nueva su causa concreta no se conoce con certeza. Bien es cierto, que se relaciona fundamentalmente con el acetato de vitamina E, el cual se utiliza para espesar el liquido usado al vapear. Este producto es muy utilizado para el cuidado de la piel, pero al ser inhalado puede causar graves problemas. Otras causas podrían ser los  metales como el aluminio, el niquel o el estaño, que se encuentran en el vaper. Sus propiedades cambian en el paso de estado liquido a gaseoso. De esta forma, se pueden producir nuevas sustancias químicas nocivas que no estaban en el líquido. 

Los principales síntomas de esta enfermedad son:

  • Tos o dificultades para respirar.
  • Dolor en el pecho o abdomen.
  • Palpitaciones.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Cansancio excesivo.
  • Pérdida del apetito o de peso sin motivo.
  • Fatiga
  • Náuseas y vómitos, o diarrea
  • Confusión o agitación

EVALI principalmente se diagnostica por descarte, ya que es un proceso inflamatorio pulmonar agudo sin infección, ni patología previa; con un punto en común, haber usado vapeadores. Aunque se pueden usar técnicas más convencionales, como sería un oxímetro de pulso, el cual mide la cantidad de oxigeno en sangre, si está baja, nos indicaría un mal funcionamiento de los pulmones.

El tratamiento administrado se basa en medicamentos, como el corticoides u oxígeno adicional mediante soporte ventilatorio. A pesar de que la recuperación puede llegar a ser casi completa, puede causar cierto grado de fibrosis muscular, disminución de la respiración, que podría terminar en la necesidad de un transplante de pulmón. 

En 2020, se dieron 2668 casos de esta enfermedad, lo que llevó a la CDC, (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) y a la FDA, (Administración de Alimentos y Medicamentos ) ha considera una epidemia. La mayoría de estos casos se están dando en EEUU, donde más de la mitad de los cigarrillos electrónicos contienen acetato de vitamina E. En Europa, esta sustancia se encuentra más controlada, pero eso no quiere decir que no sigan existiendo consecuencias negativas para la salud, las cuales veremos a continuación.

Otras enfermedades causadas por el vapeo

La EVALI no sería la única enfermedad a la que da lugar el uso de cigarrillos electrónicos. Según un trabajo publicado en mBio, este altera la flora bacteriana de la boca, causando  periodontitis o enfermedad de las encías, la cual es una grave infección de estas. Tiene lugar el daño en el tejido blando, provocando que los dientes se aflojen y se lleguen a perder.

Además de que promueven arritmias cardiacas y afectan la conducción eléctrica del corazón, haciendo que las personas que vapean tengan casi el doble de probabilidades de sufrir un infarto. Esto se debe también a que alteran el endotelio, que es la pared que recubre a los vasos sanguineos, lo cual puede llevar también a la formación de coágulos. Estos resultados se obtuvieron en un estudio de Nature Communications

«No pasa nada, no lleva nicotina»

Esta frase ha sido usada en reiteradas ocasiones para justificar el uso de vapeadores. Esta se encuentra sacada de contexto. Dado que, como el objetivo inicial de los cigarrillos electrónicos era el dejar de fumar, por eso se les puede considerar «mejores» que el tabaco, ya que algunos de ellos no llevan nicotina, al contrario que los cigarros tradicionales. Obviamente si se compara un vaper sin nicotina con un cigarro, este será más beneficioso. Sin embargo, no es inocuo, tiene efectos en nuestro organismo, como serian:

  • Irritación de la garganta y los pulmones al inhalar 
  • Inflamación en células pulmonares, provocada por el propilenglicol.
  • Se producen químicos nocivos como el acetaldehído y el formaldehido, son la causa de enfermedades respiratorias y cardiovasculares. 
  • Alergias a los componentes básicos del cigarrillo electrónico
  • Incremento del estrés oxidativo, 

Además, un estudio realizado por la doctora Alessandra Caporale de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia; ha demostrado una relación entre el vapeo y el deterioro de los vasos sanguíneos. Se sometió a 31 adultos sanos y no fumadores a 16 bocanadas de un cigarrillo electrónico sin nicotina. Después de esto, se observó que presentaban varios cambios en la “reactividad vascular”, que se refiere a la capacidad de los vasos sanguíneos sanos de ensancharse en momentos adecuados. Estos efectos fueron temporales, aunque se sospecha que su uso continuado podría tener graves consecuencias en el funcionamiento de los vasos sanguíneos.

¿Sirve verdaderamente para dejar de fumar?

Tal y como hemos visto, el objetivo inicial del vaper era darles a los fumadores una solución para dejar este hábito tan dañino para su salud. Aunque su eficacia se ha empezado a cuestionar últimamente. Este es un asunto controvertido. Los médicos, investigadores y científicos se encuentran divididos entre los que opinan que sí que ayuda y que es uno de los mejores métodos para dejar de fumar; mientras que otros aseguran todo lo contrario, que no solo las personas continúan con este mal habito sino que es una manera de introducirlos al tabaquismo

Por un lado, a doctora Mar Fernández Nieto, alergóloga del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz afirma que el vapeo no ayuda a dejar de fumar. De hecho, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Tórax, lo desaconsejan y pide que quede prohibido en espacios libres de humo. De acuerdo con esta opinión, esta el doctor José María Ignacio García, jefe de Neumología de los hospitales Quirónsalud Marbella y Campo de Gibraltar.

Por otro lado, en un estudio realizado en Cochrane en 2021 los investigadores analizaron 61 ensayos en los que participaron 16.759 adultos fumadores. Descubrieron que quienes utilizaban vapeadores con nicotina tenían más probabilidades de dejar de fumar cigarrillos convencionales durante al menos seis meses que quienes utilizaban otro tipo de terapias

Teniendo en cuenta estos dos puntos de vista tan dispares, se podría concluir que el uso de cigarrillos electrónicos para dejar de fumar es útil en aquellos adultos que lo están intentando pero ningún método les resulta eficaz. Sin embargo, su uso en adolescentes o jóvenes, es desaconsejable, ya que pude ser una forma de introducirlos en el tabaquismo. De hecho, cada vez son más los adolescentes que hacen uso de estos dispositivos electrónicos, en concreto el 48.4% de los estudiantes españoles entre 14 y 18 años lo han usado alguna vez

Figura 2. Prevalencia de consumo de cigarrillos electrónicos alguna vez en la vida entre los estudiantes de Enseñanzas Secundarias. Encuesta sobre el uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España (ESTUDES) 2018-2019

Conclusión

A pesar de que el vapeo surgió con un objetivo de ayudar a las personas a abandonar el tabaquismo; ese uso está muy alejado de la actual realidad, ya que casi un 50% de adolescentes han usado alguna vez este tipo de dispositivos. Esto ha llevado al origen de una nueva enfermedad denominada EVALI. Pero no solo eso, el uso de cigarrillos electrónicos también provoca un aumento en el riesgo de padecer periodontitis o de sufrir un ataque al corazón. 

Con respecto a su eficacia al dejar de fumar existen dos puntos de vista contrapuestos. Por un lado Mar Fernández, alergóloga del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y José María Ignacio García, jefe de Neumología de los hospitales Quirónsalud Marbella y Campo de Gibraltar, están totalmente en desacuerdo con esto y piden prohibir su uso en lugares sin humo. Por otro lado, un estudio realizado por Cochrane evidenció que el vapeo con nicotina ayudaba a dejar de fumar. 

En conclusión, las graves consecuencias que vapear tiene para nuestra salud es algo evidente. Sin embargo, puede llegar a ser una opción para aquellas personas que están intentando dejar de fumar; pero no debería ser usado con un objetivo distinto a este.

Artículo editado por Equipo de Microbacterium

Bibliografía

  1. Nicolai. B (2020). Cigarrillo electrónico y su diferencia con un vapeador. Recuperado de: https://vapo.es/blog/diferencias-entre-vapeador-y-cigarrillo-electronico/
  2. Vapeototal, (2019). Funcionamiento del cigarrillo electrónico. Recuperado de: https://www.vapeototal.net/blog/como-funciona-un-cigarrillo-electronico/
  3. Drugs.com (2023). Qué es la EVALI y como evitarla. Reccuperado por: https://www.drugs.com/cg_esp/evali-lesi%C3%B3n-pulmonar-asociada-al-cigarrillo-electr%C3%B3nico-o-al-vapeo.html
  4. Eva, S (2023). Sintomas, causas y diagnóstico de la EVALI. Recuperado de: https://www.webconsultas.com/curiosidades/evali-riesgos-de-la-enfermedad-asociada-al-vapeo

5. P. Pérez. El Mundo (2022). Periodontitis causada por los vapeadores. Recuperado de: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2022/02/22/6214b79bfdddff01b08b45cd.html

6. Tomá. A y Alba. G (2022). Arritmias causadas por vapear. Recuperado de: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2022/10/25/635811bdfdddffd1698b45bf.html

7. ConSalud.es (2023). Vapear sin nicotina también tiene un impacto negativo en los vasos sanguíneos. Recuperado de: https://www.consalud.es/pacientes/vapear-sin-nicotina-tiene-un-impacto-negativo-en-los-vasos-sanguineos_67533_102.html

8. Jen. A. The New York Times (2022). Uso de los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar. Recuperado de: https://www.nytimes.com/es/2022/10/31/espanol/vape-riesgos-fumar.html

9. Quironsalud. (2022). El vapeo no es bueno para dejar el tabaco. Recuperado de: https://www.tucanaldesalud.es/es/tusaludaldia/articulos/vapear-dejar-fumar-funciona#:~:text=%3A%20%22Es%20falso%20que%20el%20cigarrillo,ayuda%20a%20dejar%20de%20fumar%22

Leer más: Yo no fumo, solo vapeo
Etiquetas:
Gema Maria Peláez Campos

Gema Maria Peláez Campos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram