Saltar al contenido

Semaglutida: la nueva droga de Hollywood

La semaglutida es uno de los principios activos de moda a nivel mundial y sus ventas han aumentado exponencialmente en los últimos meses, llegando incluso a ser nombrado en la gala de los premios Oscar de este año. Su consumo se ha extendido entre las grandes personalidades, sobre todo del mundo del cine, y en consecuencia, su uso ha aumentado también entre la población mundial. De hecho, miles de imágenes de usuarios usando este producto se han viralizado en redes sociales últimamente.

Pero, ¿qué es este medicamento y por qué ha aumentado su consumo de forma exponencial en los últimos tiempos? ¿Qué consecuencias puede provocar su uso masivo? La semaglutida (aprobada mayoritariamente como inyectable con diferentes nombres comerciales) es un principio activo clasificado entre los análogos del GLP-1 (péptido análogo al glucagón tipo I). Originalmente se aprobó como tratamiento para la diabetes tipo 2, principalmente en casos donde cursa con sobrepeso u obesidad. Y es que son estos grandes resultados de la semaglutida para la pérdida de peso los que han provocado un aumento de su demanda por los consumidores.

¿Antidiabético o tratamiento contra la obesidad?

Pues realmente las dos cosas. Para comenzar es necesario conocer qué es el GLP-1 (péptido análogo al glucagón tipo I) y los efectos que provoca en el organismo, ya que no solo aumenta la captación de glucosa o la secreción de insulina, sino que, y aquí está el efecto que ha pasado a ser el más interesante, aumenta la saciedad y disminuye el apetito. Si quieres saber algo más sobre su mecanismo de acción y efectos en el organismo te recomiendo que le eches un vistazo al artículo de Óscar Tovar Ferrero en Microbacterium.

La eficacia de los análogos del GLP-1 en el tratamiento de la diabetes tipo 2 y la obesidad se ha demostrado en numerosos estudios, siempre y cuando se combine el tratamiento con una dieta saludable y ejercicio físico. En el artículo al que me refiero anteriormente se muestra de forma clara por qué los hábitos saludables deben formar parte del tratamiento con análogos del GLP-1.

Expertos a nivel mundial en metabolismo y obesidad han destacado los resultados de los análogos del GLP-1, y más concretamente de la semaglutida, en cuanto a la pérdida de peso, lo cual es una gran noticia, ya que obtener tratamientos específicos para la obesidad ha sido uno de los principales objetivos de la industria farmacéutica en los últimos años. La obesidad es considerada una de las nueva pandemias por su rápido avance (los casos en el mundo se han triplicado desde 1975), lo cual puede suponer un gran problema de salud pública presente y futuro, tal y como publicamos en Microbacterium hace unos meses.

Por tanto la semaglutida supone un avance en tratamiento de diabetes y obesidad, ambas de gran incidencia mundial y cuyos casos siguen en aumento, pero el incremento de su consumo preocupa a las autoridades sanitarias.

Figura 1. Presentación comercializada de semaglutida inyectable en  España. Fuente: HealthLine (https://www.healthline.com/health/drugs/ozempic-alternatives)
Figura 1. Presentación comercializada de semaglutida inyectable en España. Fuente: HealthLine.

«¿Semaglutida? Está en falta»

Es la frase que el paciente escucha en las farmacias cuando pregunta por estas inyecciones. Para los y las profesionales de la farmacia comunitaria ver las inyecciones de este principio activo entre las faltas (lo que el proveedor de medicamentos no envía a la farmacia) de los pedidos se ha convertido en una constante en los últimos meses.

Este análogo del GLP-1 es noticia por este gran desabastecimiento que se viene sufriendo, no solo en el mercado farmacéutico español, sino a nivel mundial. Personalidades como Kim Kardashian o Elon Musk han comentado y publicado en redes sociales sus beneficios en cuanto a pérdida de peso en multitud de ocasiones, lo que ha provocado un boom en su consumo global.

La mayoría de estas celebridades han animado a usar análogos del GLP-1 a pesar de no ser diabéticos, ni sufrir sobrepeso u obesidad. Y este ha sido el principal problema: el uso de la semaglutida para perder «unos kilitos» sin tener en cuenta sus indicaciones, sus efectos adversos o las recomendaciones en su uso, y sin que el tratamiento sea controlado por un endocrinólogo.

Que no se malinterprete esta crítica ya que con esto no se pretende decir que el uso de la semaglutida para la pérdida de peso sea un mal uso, ni mucho menos, porque para eso está también indicado y se ha demostrado eficaz. Pero el problema es su uso indiscriminado en personas con índices de masa corporal (IMC) por debajo de 25, lo considerado como sobrepeso. Estos casos definen claramente una mala utilización del medicamento, demostrándose como el culto a un cuerpo delgado y estilizado se ha puesto por delante de el uso racional de los medicamentos, lo cual es un problema presente en el caso de la semaglutida pero también puede aplicarse para el futuro de otros fármacos.

¿Qué problemas puede causar este uso indiscriminado?

El uso de semaglutida y otros análogos del GLP-1 con el fin de obtener una mejor figura entre los famosos de Hollywood ha sido uno de los principales desencadenantes de su desabastecimiento. Este desabastecimiento deriva en la imposibilidad para los pacientes diabéticos de adquirir su tratamiento, además de provocar una banalización de los diversos efectos adversos que la semaglutida puede causar. Desde reacciones leves en la zona de inyección o molestias gastrointestinales como náuseas o diarrea, a efectos secundarios más graves que afecten a riñones, páncreas o tiroides, además de casos de hipoglucemia más o menos graves.

Figura 2. Los efectos adversos que el uso de semaglutida puede causar. Fuente: Smits MM and Van Raalte DH (2021). Safety of Semaglutide.
Figura 2. Los efectos adversos que el uso de semaglutida puede causar. Fuente: Smits MM and Van Raalte DH (2021). Safety of Semaglutide.

Curiosamente uno de los considerados como efectos secundarios, su acción a nivel cerebral modulando neurotransmisores como el gaba o la dopamina, ha sido relacionado con la capacidad de la semaglutida de controlar el placer y eliminar la ansiedad. Estos efectos se están evaluando como beneficiosos para el tratamiento de adicciones. De hecho, algunos estudios reflejan una disminución en el consumo de alcohol en pacientes tratados con semaglutida, pero esto está todavía en evaluación.

En definitiva, tanto por los efectos secundarios asociados como por el desabastecimiento que puede causar que los pacientes diabéticos no puedan adquirir su medicación, su uso indiscriminado sin padecer diabetes u obesidad es totalmente irresponsable.

Alternativas y nuevas terapias

¿Y no hay alternativas? ¿No existen otros medicamentos con estos efectos que lo puedan suplir? Pues lo cierto es que sí existen. Sin ir más lejos la semaglutida se comercializa también en comprimidos para su administración oral desde 2020. Pero adivinadlo, se encuentra también desabastecido. El consumo de semaglutida en comprimidos también ha aumentado y el problema se ha mantenido. Además, otros agonistas de los receptores del GLP-1 como la exenatida, la lixisenatida o la liraglutida están comercializados y también han sufrido problemas de abastecimiento en los últimos meses.

Figura 3. Efectos de los agonistas del GIP (en verde) y del GLP-1 (en rojo). Fuente: Samms R, Coghlan M, Sloop K (2020). How May GIP Enhance the TherapeuticEfficacy of GLP-1?

Actualmente se están desarrollando nuevos principios activos como agonistas duales de los receptores de GLP-1 y GIP o triagonistas (GLP-1, GIP y glucagón), que ya han reportado grandes resultados en diabetes y obesidad. Sin ir más lejos la tirzepatida, agonista dual de receptores de GLP-1 y GIP, ha reflejado gran rendimiento del 22% de pérdida de peso según un estudio de 2022, ya que además de las acciones beneficiosas de los agonistas del GLP-1 se suman los efectos beneficiosos del GIP entre los que se encuentran la mejora en la sensibilidad a la insulina o la captación de lípidos. La sinergia entre los dos tipos de receptores se ha comprobado que mejora notablemente estos tratamientos.

De hecho, este principio activo ya ha sido aprobado por la FDA (autoridad farmacéutica estadounidense) para su comercialización y se espera que esta aprobación se produzca próximamente en Europa.

Figura 4. Estructura de un compuesto triagonista para los tres tipos de receptores. Fuente: Bossart et al. (2022). Effects on weight loss and glycemic control with SAR441255, a potent unimolecular peptide GLP-1/GIP/GCG receptor triagonist.

En cuanto a los triagonistas, existen algunos compuestos candidatos que siguen en investigación. En un estudio publicado en la revista Cell en enero de 2022 se observó una mejora en la eficiencia de pérdida de peso en ratones y monos obesos al aplicarles este principio activo. Los efectos de los triagonistas en cuanto a su acción frente al sobrepeso se esperan más potentes y eficientes que los efectos de agonistas del GLP-1 o agonistas duales. Los primeros estudios en humanos siguen en proceso, pero pronto se podrán obtener resultados y, si se comprueban estas mejoras, la comercialización de estos triagonistas como tratamiento de diabetes y obesidad estará cerca de producirse.

Conclusiones

Los medicamentos no deben utilizarse sin una necesidad clara, ya sea por la posibilidad de que se produzcan efectos adversos o porque la persona que realmente lo necesita no lo pueda obtener.

Teniendo esto en cuenta, se debe recalcar la gran importancia de los fármacos de los que se trata en este artículo. Sus grandes resultados en el tratamiento de obesidad y sobrepeso reflejan un futuro esperanzador para tratar de minimizar el aumento de casos de obesidad a nivel mundial. Como ya se ha comentado, la obesidad se ha extendido en los últimos años y debe tenerse en cuenta como un problema de salud tan o más importante que algunas enfermedades infecciosas, ya que también es causante, directa o indirectamente, de numerosas muertes cada año.

Por lo tanto la investigación en los nuevos compuestos debe proseguir para tratar de resolver este problema, al igual que la educación de la población para evitar situaciones de consumo masivo como la que se está viviendo con la semaglutida.

Artículo editado por Equipo de Microbacterium

Bibliografía

Obesidad y sobrepeso [Internet]. Who.int. [citado el 10 de julio de 2023]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight

La AEMPS emite recomendaciones para evitar o paliar problemas de suministro con los medicamentos análogos del GLP-1 [Internet]. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. 2022 [citado el 10 de julio de 2023]. Disponible en: https://www.aemps.gob.es/informa/la-aemps-emite-recomendaciones-para-evitar-o-paliar-problemas-de-suministro-con-los-medicamentos-analogos-del-glp-1/

Ard J, Fitch A, Fruh S, Herman L. Weight loss and maintenance related to the mechanism of action of glucagon-like peptide 1 receptor agonists. Adv Ther [Internet]. 2021;38(6):2821–39. Disponible en: https://dx.doi.org/10.1007/s12325-021-01710-0

Jensterle M, Rizzo M, Haluzík M, Janež A. Efficacy of GLP-1 RA approved for weight management in patients with or without diabetes: A narrative review. Adv Ther [Internet]. 2022;39(6):2452–67. Disponible en: https://dx.doi.org/10.1007/s12325-022-02153-x

Barritt AS 4th, Marshman E, Noureddin M. Review article: role of glucagon-like peptide-1 receptor agonists in non-alcoholic steatohepatitis, obesity and diabetes-what hepatologists need to know. Aliment Pharmacol Ther [Internet]. 2022;55(8):944–59. Disponible en: https://dx.doi.org/10.1111/apt.16794

Chavda VP, Ajabiya J, Teli D, Bojarska J, Apostolopoulos V. Tirzepatide, a New Era of dual-targeted treatment for diabetes and obesity: A mini-review. Molecules [Internet]. 2022;27(13):4315. Disponible en: https://dx.doi.org/10.3390/molecules27134315

Smits MM, Van Raalte DH. Safety of semaglutide. Front Endocrinol (Lausanne) [Internet]. 2021;12:645563. Disponible en: https://dx.doi.org/10.3389/fendo.2021.645563

Samms RJ, Coghlan MP, Sloop KW. How may GIP enhance the therapeutic efficacy of GLP-1? Trends Endocrinol Metab [Internet]. 2020;31(6):410–21. Disponible en: https://dx.doi.org/10.1016/j.tem.2020.02.006

Bossart M, Wagner M, Elvert R, Evers A, Hübschle T, Kloeckener T, et al. Effects on weight loss and glycemic control with SAR441255, a potent unimolecular peptide GLP-1/GIP/GCG receptor triagonist. Cell Metab [Internet]. 2022;34(1):59-74.e10. Disponible en: https://dx.doi.org/10.1016/j.cmet.2021.12.005

Finan B, Douros JD. GLP-1/GIP/glucagon receptor triagonism gets its try in humans. Cell Metab [Internet]. 2022;34(1):3–4. Disponible en: https://dx.doi.org/10.1016/j.cmet.2021.12.010

Miguel Curto Duarte

Miguel Curto Duarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram