Saltar al contenido
trigo con hongo

Hoy en día todos somos conscientes de la importancia de la seguridad alimentaria. Antes de llegar a nuestras manos los alimentos que consumimos pasan por innumerables controles de sanidad para asegurar su inocuidad, pero esto no siempre fue así. En el pasado, las contaminaciones por microorganismos, como hongos y bacterias, trajeron importantes consecuencias para la población, y no tan solo enfermedades.

Entre 1692 y 1693 se celebraron en la colonia inglesa de Massachusetts unos juicios por brujería que se hicieron tristemente célebres y fueron conocidos como los juicios de Salem ¿Qué tuvo este proceso de especial? ¿Por qué pasaron a la historia los juicios de Salem?  Y sobretodo ¿Qué tienen que ver los hongos en estos juicios?

Una misteriosa enfermedad

En 1692, comenzaron a suceder cosas extrañas en ocho comunidades del condado de Essex, incluida Salem. Ocho niñas, entre ellas la hija y la sobrina del pastor puritano Samuel Parris, comenzaron a sufrir una extraña dolencia para la que no se encontraba ninguna explicación. Las niñas y adolescentes hablaban de forma desordenada, hacían gestos extraños, se retorcían entre convulsiones, tenían ceguera temporal, sordera, ataques de rabia, sensación de estar quemándose, visiones como una bola de fuego y sentían sus huesos romperse en pedazos.

La única explicación plausible parecía ser la brujería, las jóvenes habían sido hechizadas. De este modo se comenzaron a buscar a las brujas culpables del maleficio. La primera sospechosa fue Tituba, una esclava encargada de las tareas domesticas del reverendo Samuel Parris y de cuidar a dos de las niñas. Para evitar las torturas Tituba confesó todo lo que le pidieron.

Una de las niñas que inició los juicios convulsionando delante de testigos (Getty Images)

Proceso de los juicios

Inicialmente tres mujeres fueron culpadas por los crímenes Tituba, Sarah Osborne y Sarah Good, pero fue solo el comienzo, después las detenciones comenzaron a hacerse masivas, ya que algunos vecinos las utilizaron para vengarse.

De esta manera se cruzaron diversas acusaciones entre los habitantes del condado donde cada cual inculpaba al más débil o aquel contra el cual tenía alguna rencilla.  Las acusaciones de brujería y los posteriores juicios y ejecuciones era algo común en la época. Hasta aquel momento cinco personas habían sido asesinadas en Massachussets por bujería. Sin embargo, en este caso, las acusaciones y ejecuciones que se llevaron acabo fueron masivas, como nunca antes se habían visto. 

Los juicios de Salem (national geographic)

Más de ciento cincuenta personas fueron detenidas y encarceladas, y de ellas, un total de 14 mujeres y 6 hombres fueron ejecutados. Años después los tribunales rectificaron y admitieron que los procesos judiciales iniciados en Salem en 1692 habían tenido bastantes irregularidades, ninguna garantía para los procesados y, finalmente, en 1703 el tribunal de Massachusetts rechazó casi todas las pruebas presentadas durante los juicios.

¿Quién fue el verdadero culpable?

Diversos estudiosos aseguran que la causa más probable de los terribles acontecimientos fue la histeria colectiva que resultó del asfixiante clima de puritanismo y de la educación represiva que imperaban en aquellos tiempos. 

A pesar de esto, las extrañas enfermedades de las niñas y la muerte de varios animales, supuestamente hechizados, no fueron solamente psicosomáticas. El principal sospechoso de todo ello es un hongo llamado Claviceps purpurea, que provoca una enfermedad conocida como ergotismo. Este hongo es un parasito obligado que se desarrolla principalmente en el centeno, pero también está presente en otro tipo de granos.

El ergotismo o fuego de San Andrés, fue una epidemia común en la época. Se clasificaba en dos tipos, ergotismo convulsivo con convulsiones y delirios o ergotismo gangrenoso que cursaba con pérdida de las extremidades.

Los años 1691 y 1692 fueron muy favorables para la reproducción del hongo climáticamente hablando, ya que los brotes suelen ocurrir en la primavera, después de un invierno frío y húmedo en regiones rurales. Además la hierba común que crecía en aquella época en la costa era centeno salvaje, que se usaba como forraje para animales, pero ya entonces provocaba enfermedades, lo que podría indicar que ya había brotes de Claviceps purpurea.

Esa protuberancia negra con forma de cuerno que se ven en la foto son la forma de resistencia del hongo y se llama esclerocio (antropocene)

Pero ¿cómo puede causar este hongo tantos problemas? En realidad la intoxicación no es debida al hongo, sino a las micotoxinas que produce. Estas micotoxinas (llamadas alcaloides del ergot) contienen un alcaloide, la ergotamina —de la que deriva el LSD—, que puede provocar alucinaciones, convulsiones, gangrena y, en algunos casos, la muerte. 

Según esta hipótesis, las niñas se habrían contaminado al consumir pan de centeno en mal estado. Los alcaloides se concentran en el interior de los esclerocios (estructuras de resistencia que usa el hongo para aguantar el frío invierno y sobrevivir en el suelo) y cuando se muele el grano para hacer harina, las toxinas se dispersan. Además, estos compuestos no se degradan con el calor del horneado así que llegan casi intactos al pan.

Pan de centeno (pixabay)

Conclusiones

Aunque no hay pruebas concluyentes de la presencia de ergotismo en Salem, las prácticas agrícolas y las manifestaciones tanto físicas como psíquicas de las víctimas encajan perfectamente con esta teoría. 

Sin embargo, no es la única explicación, existen otras dos explicaciones médicas a lo que sucedió en Salem. Laurie W. Carlson escribió en el año 1999 A Fever in Salem: A New Interpretation of the New England Witch Trials. En este caso la autora sostiene que la enfermedad es la encefalitis letárgica y, compara la enfermedad con los síntomas del grupo de niñas. 

Por otra parte, M. M. Drymon, en el año 2008 escribió Disguised as the Devil: How Lyme Disease Created Witches and Changed History, en la que analiza los síntomas de la enfermedad de Lyme y los compara con el comportamiento que mostraron las niñas acusadoras. 

En la actualidad y gracias a la seguridad alimentaria, el ergotismo es anecdótico y resulta casi exclusivamente de la ingesta excesiva de algunos medicamentos con ergotamina, por lo cual el principal tratamiento es la suspensión del fármaco.

Bibliografía

Lozano Sánchez, F. (2021). Epidemias por ergotismo o fuego de San Antonio. Historia, ciencia y arte. Revista De Medicina Y Cine, 16(e), 207-236. doi: 10.14201/rmc202016e207236

Spanos NP. Ergotism and the Salem witch panic: a critical analysis and an alternative conceptualization. J Hist Behav Sci. 1983 Oct;19(4):358-69. doi: 10.1002/1520-6696(198310)19:4<358::aid-jhbs2300190405>3.0.co;2-g. PMID: 6361114.

Caporael LR. Ergotism: the satan loosed in Salem? Science. 1976 Apr 2;192(4234):21-6. doi: 10.1126/science.769159. PMID: 769159.

Mundra LS, Maranda EL, Cortizo J, Augustynowicz A, Shareef S, Jimenez JJ. The Salem Witch Trials-Bewitchment or Ergotism. JAMA Dermatol. 2016 May 1;152(5):540. doi: 10.1001/jamadermatol.2015.4863. PMID: 27168210.

La caza de brujas de Salem. (2022). Retrieved 17 April 2022, from https://historia.nationalgeographic.com.es/a/caza-brujas-salem_15407

Soriano del Castillo, J. Micotoxinas en alimentos.

Hilo de twitter de Jessica Gil Serna @jessigserna https://twitter.com/jessigserna/status/1304015759266504706

nv-author-image

María Remírez de Ganuza Monfort

Tras la carrera de biotecnología decidí especializarme en la mejora genética vegetal y después hacer el máster de profesorado. Creo que la genética es un campo increíble que nos traerá sorprendentes descubrimientos y que las plantas nos permiten unos enfoques únicos por su naturaleza. A pesar de que el mundo de las plantas siempre me ha apasionado, no ha sido el único, la neurociencia es mi segunda vocación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram

Esta web utiliza cookies para garantizar la mejor experiencia del usuario.