Saltar al contenido

La reproducción de las anguilas: un misterio que las pone en riesgo de extinción

Seguro que nunca os habéis parado a pensar mucho sobre las anguilas, ¿verdad? Pues os invitamos a hacerlo, porque más allá de ser unos curiosos peces de cuerpo alargado, son uno de los pescados más apreciados para el consumo, especialmente en el continente asiático (sobre todo en Japón) y en el norte de Europa. Su uso gastronómico también es popular en España, concretamente en Valencia, pues es el ingrediente principal del plato tradicional de La Albufera, el «All i Pebre».

Además, si nos centramos en una especie concreta de anguila, la anguila europea (Anguilla anguilla), la cosa se pone mucho más interesante. Por ejemplo, ¿sabíais que estos peces están considerados en peligro crítico de extinción? ¿Qué una de las principales causas que contribuyen a este peligro es su complejo ciclo de vida? ¿Os habéis preguntado alguna vez cómo se reproducen? Algunos/as científicos/as sí se lo preguntan y, a pesar de llevar más de 20 años investigando sobre el tema, aún no conocen la respuesta con exactitud. En este artículo, os contamos lo que se sabe sobre el curioso ciclo reproductivo de las anguilas y cómo este proceso contribuye a que estos animales estén en peligro de extinción.

¿Qué sabemos del ciclo de vida de las anguilas?

El ciclo de vida de estos curiosos peces es muy complejo y se puede dividir en varias etapas. La primera fase comienza cuando los individuos adultos de la especie ponen sus huevos. Y aquí tenemos el primer dato curioso sobre su reproducción: la puesta de los huevos solo ocurre en un lugar en el mundo, en el Mar de los Sargazos, una región del océano Atlántico situada entre América del Norte y África (Figura 1).

Es en esta región donde los huevos eclosionan, surgiendo así las larvas jóvenes (Figura 2). Estas larvas son transportadas por las corrientes oceánicas, como la Corriente del Golfo, hacia las costas de Europa y el norte de África. Se trata de un viaje largo que dura entre 200 y 300 días. Pero antes de llegar a las costas, sus cuerpos cambian -sufren una metamorfosis- y dan lugar a lo que conocemos como angulas.

Figura 1. Localización del Mar de los Sargazos. Es el único lugar del mundo donde las anguilas se reproducen y ponen huevos. Fuente: La mer des Sargasses dans l’Atlantique nord, Cartographiée d’après Otto Krümmel (1854-1912).
Figura 2. Ejemplares de larvas de anguila. Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Glasseelskils.jpg. Imagen bajo licencia CreativeCommons.

Aunque aquí no acaba su viaje, ya que una vez que llegan al continente las anguilas buscan las desembocaduras de los ríos ascendiendo por los ríos europeos. Por el camino se produce una segunda metamorfosis, convirtiéndose en anguilas amarillas. Seguramente esta es la forma más familiar en la que se presenta este animal, pues es la que desarrollan cuando colonizan estanques y lagos donde se establecen y crecen hasta que, tras una tercera metamorfosis, se convierten en anguilas plateadas (Figura 3).

Figura 3. Ejemplar de anguila plateada. Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:European_Eel_%28Anguilla_anguilla%29_%2813532974394%29.jpg. Imagen bajo licencia CreativeCommons.

Y en este momento, después de años -al menos 5 y a veces hasta 20- desde que abandonaron el Mar de los Sargazos, por fin, se convierten en ejemplares adultos. Tras este paso alcanzan la madurez sexual y están listas para reproducirse.

Pero… esperad. Volvamos atrás. Porque seguro que estáis pensando que lo primero que hemos dicho es que los ejemplares adultos solo ponen los huevos en el Mar de los Sargazos, pero ahora os estamos diciendo que tenemos anguilas adultas listas para reproducirse en lagos y estanques de toda Europa. Entonces, ¿Qué viene ahora? ¿Lo adivináis?

¡Exacto! Las anguilas adultas comienzan su viaje de regreso al Mar de los Sargazos, donde ponen sus huevos por primera y única vez en su vida y, después, mueren.

¿Qué no sabemos y qué se está estudiando?

Como hemos visto, el ciclo de vida de la anguila es largo y complicado y, a diferencia de los ciclos de vida de otros peces, sigue siendo poco conocido. Conocemos el movimiento migratorio, sus etapas, los cambios en tamaño, forma y color que experimentan estos peces durante el proceso… pero poco más. No sabemos cómo son sus gónadas, ni sus gametos, y ni siquiera somos capaces de diferenciar ejemplares machos de hembras. De hecho, la reproducción de la especie no se ha logrado nunca en condiciones artificiales (por ejemplo, en acuarios), aunque se están realizando grandes esfuerzos para cerrar su ciclo de producción en cautiverio (desarrollando protocolos estandarizados para la producción de gametos, embriones, etc.).

¿Por qué decimos que están en peligro de extinción?

La UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) es una agencia dedicada a la conservación de los recursos naturales. Entre otras cosas, se encarga de evaluar el estado global de conservación de las especies de nuestro planeta y las clasifica en nueve categorías según el riesgo existente para su extinción. Pues bien, según esta agencia, la población natural de anguila europea ocupa una posición en la Lista Roja de Especies Amenazadas como una especie en peligro crítico y se considera que está fuera de los límites biológicos seguros de mantenerse como especie desde 2008.

¿Qué factores provocan que estén en peligro crítico de extinción?

El primero de todos es su importancia comercial, ya que es uno de los pescados más consumidos en el mundo. Tanto es así que ocupa el séptimo lugar entre los peces más consumidos a nivel mundial.

Sin embargo, como quizá hayáis empezado a pensar, cuando hablamos de producción de la anguila, en realidad nos referimos al engorde. Puesto que hasta el día de hoy no se ha conseguido su reproducción en cautividad, el comercio de estos peces se basa en las capturas de ejemplares jóvenes (en estadio de angulas) de las poblaciones naturales y su posterior crecimiento en piscifactorías en condiciones intensivas hasta que alcanzan el tamaño óptimo para su venta en mercados. Esta situación está provocando una sobreexplotación y sobrepesca de individuos que nunca llegan a reproducirse.

Por otro lado, las características biológicas de la anguila, como el ciclo de vida dependiente de la migración, la crianza única y su larga vida hasta alcanzar la reproducción, son factores que dificultan la repoblación de la especie.

Además, otros factores, entre los que podemos destacar el cambio climático, están afectando a los ecosistemas oceánicos destruyendo en muchos casos el hábitat natural de estos animales, contribuyendo a la disminución de la población natural de anguila.

Conclusiones

En definitiva, las anguilas son unos peces únicos con un ciclo de vida muy complejo que todavía desconocemos y que las hace más susceptibles a su estado de peligro crítico. Sin embargo, está en nuestra mano ayudarlas. ¿Cómo? Además de continuar investigando sobre su reproducción, podemos reducir su consumo y contribuir a la preservación de su hábitat natural, por ejemplo, disminuyendo la contaminación de mares y océanos.

Referencias

van Ginneken, V.J.T. and Maes, G.E. (2005) The European eel (Anguilla anguilla), its life cycle, evolution and reproduction: a Literature Review. Rev Fish Biol Fish 15: 367–398.

Friedland, K.D., Miller, M.J., and Knights, B. (2007) Oceanic changes in the Sargasso Sea and declines in recruitment of the European eel. ICES J Mar Sci 64: 519–530.

Henderson, P.A., Plenty, S.J., Newton, L.C., and Bird, D.J. (2012) Evidence for a population collapse of European eel (Anguilla anguilla) in the Bristol Channel. J Mar Biol Assoc United Kingdom 92: 843–851.

Palstra, A.P., Cohen, E.G.H., Niemantsverdriet, P.R.W., Van Ginneken, V.J.T., and Van Den Thillart, G.E.E.J.M. (2005) Artificial maturation and reproduction of European silver eel: development of oocytes during final maturation. Aquaculture. 249: 533–547.

Tesch, F. (2003) The Eel. 3ª Edición. Blackwell Science, Oxford.

Svensson, P. (2020) El evangelio de las anguilas. 1ª Edición. Libros Asteroide.

https://www.iucnredlist.org). /especies/60344/458331

nv-author-image

Carla Hernández Cabañero

Doctora en biomedicina y biotecnología, especializada en microbiología. Apasionada de las bacterias patógenas, las enfermedades infecciosas, la microbiota y la acuicultura. Me encanta enseñar y divulgar ciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram

Esta web utiliza cookies para garantizar la mejor experiencia del usuario.